sábado, 22 de octubre de 2016

AIRES DE HUELVA (Fandangos), Charla-coloquio, por Manuel Romero Jara

Inauguramos el curso, en lo que a actividades se refiere, un tanto tardíamente, pero era ilusionante hacerlo con esta actividad, que implicaba juntar a varios fenómenos del fandango de Huelva. La espera ha merecido la pena.
Ha sido en el local El Entramado (nuevo nombre del Espacio Cultural Antigua Guardería), donde la Peña tiene su sede. Elegimos la sala más grande, que se llenó por completo.



La cosa empezó con un solo de guitarra, por fandangos, del maestro José María de Lepe. Por si alguien no lo sabe, este “Mozart de Huelva” (así le llamó el gran José de la Tomasa) acompañó durante muchos años a su tío Paco Toronjo, además de a cantaores de la talla de Chano Lobato, José Mercé o Carmen Linares. Pero además canta excepcionalmente por fandangos, incluso es creador en este estilo. Y compone. Primera parte del milagro.


Manuel Romero Jara



A continuación, Manuel Romero Jara, autor de Este es otro cantar, el mejor libro que se ha escrito sobre los fandangos de Huelva, dio una conferencia llena de conocimiento y rigor, como no podía ser de otra forma. Nos enseñó sobre la historia del fandango desde sus orígenes, su aflamencamiento en Huelva, y la diversidad de tipos y de estilos, que lo convierten en un palo de una riqueza brutal. Explicó las peculiaridades de los distintos fandangos locales (Almonaster, Alosno, Encinasola,…), desmontando además no pocos malentendidos que existen al respecto. También expuso la enorme gama de fandangos de Huelva creados por artistas como Rengel, Toronjo, etc., evidenciando sobre todo la gran vitalidad, riqueza de variaciones, y centralidad en el flamenco, de estos estilos. Toda una lección magistral, para enmarcar y no olvidar.
Luego vino la ronda de fandangos. Cantó Regina, una de las grandes de la enorme cantera de Huelva. De Rociana del Condado, se ha criado con esos aires de Huelva que conoce a la perfección. Regina es además una cantaora absoluta, que domina todos los estilos, como ha mostrado en sus discos y en sus actuaciones. Nos regaló varios fandangos (de Valverde, de Juan María,…) plenos de sabor y de sentimiento. Enorme gusto.
Cantó Juan Nicolás (de Paymogo, como los dos cantaores que siguen), que no estaba en el “programa” pero nos regaló con su presencia porque quiso. Ole los flamencos. Juan Nicolás es uno de los mejores exponentes actuales de los cantes de Huelva. Cantó por El Cerro, Pepe de la Nora,… Emoción plena.
Cantó José Manuel Canelo (por Santa Bárbara, Rengel,…) , joven cantaor que tiene ya un disco, y que nos supo transmitir perfectamente el “veneno” que lo ha poseído, para goce y dolor de los presentes, que fue creciendo según los artistas desgranaban su conocimiento y su sentir. Voz maravillosa.
Y cantó Casto Márquez (cantaor, cantautor, poeta, letrista, compositor,…), otro de los grandes especialistas, que desde el primer quejío con el fandango de Manolito el Acalmao, estremeció a un auditorio encantado.
La guitarra corrió a cargo del maestro de Lepe y de Casto, que llenaron de magia el cante, con un toque hermosísimo y genial en medida y en enriquecimiento de lo que se cantaba.
Terminaron con un fandango cané de Alosno, que puso la guinda a una actividad, perdonad la palabra porque no es la primera vez que sale en estas croniquillas, MEMORABLE. Pero es que es así, y pueden dar crédito de esto los asistentes. Es el sello de las actividades de esta Peña. La clave es muy sencilla: dar con los mejores en el mejor sentido de la palabra. Esto es, artistas e intelectuales que sean muy grandes, que estén comprometidos con el flamenco, que sean (¡muy importante!) buenas personas,… FLAMENCOS. Y esto hubo el viernes en esta Peña que, gracias a Manuel Romero, José María de Lepe, Regina, Juan Nicolás, José Manuel Canelo y Casto Márquez, creció un poquito más.
Estaba anunciado José Manuel Martín, pero un gripazo le impidió cantar. Sin embargo, allí estuvo, acompañándonos todo el tiempo. Ole por él también.
Dentro del agradecimiento total a todos ellos, quiero destacar el papel de José Manuel Martín y de Casto Márquez, que han sido los primeros interlocutores con la Peña y que desde el primer momento supieron captar, con su enorme inteligencia, el “espíritu” de las cosas que queremos. Y por supuesto, sin la enorme generosidad y pasión de todos ellos, esta cosa mágica no hubiera podido darse.
Casto Márquez




José Manuel Canelo




Juan Nicolás



Regina






Nos acompañó el periodista Miguel Ángel Fernández, de Canal Sur Radio
Después de esto, vino la fiestecita, en el patio, y lo primero que hay que hacer es felicitar a los socios/as porque fueron magnánimos con la comida. Hubo de todo y todo bueno. Creo que nadie se fue con el estómago vacío. Enhorabuena por ello.
Entre los asistentes a la actividad y a la posterior fiesta estaban la Vicerrectora de Cultura de la UPO, y una buena representación de profesores no solo de la UPO sino también de la Hispalense, gente del Aula Abierta de Mayores, algunos alumnos aunque aún menos de lo que sería deseable (paciencia: esto es un trabajo de hormiguita), nuestra gente de Utrera (¡qué pataíta llena de gracia se marcó Isa!), algunos invitados especiales, y mucha más gente, socios e invitados por los mismos (¡gracias a todos!). También los artistas y el ponente.
Charlas animadas, risas, planes, sugerencias, análisis de la actividad que habíamos tenido el gusto de disfrutar,… Y luego nuestro Manuel Requelo quiso cantar. Kaveh, nuestro guitarrista oficial de la peña, tenía un brazo dañado y no podía tocar, así que preguntamos a José María de Lepe y a Casto… Y sacaron sus guitarras sin que hubiera que convencerlos. Cantó Manuel por bulerías, siempre genial, y luego volvimos a Huelva. Pero nos esperaba otra sorpresa: José María de Lepe, que no había cantado antes, se decidió y nos dejó anonadados con sus fandangos, con su vidalita,… ¡Qué voz, qué sentido, qué sentimiento! Casto, más genial cada vez, no le fue a la zaga. Y hasta Manuel se tiró por Huelva.
Inolvidable.







José Mª de Lepe y Casto Márquez, dos guitarras y dos voces extraordinarias

José María de Lepe - Fandango por soleá y fandango


Para terminar, unas palabras de agradecimiento: primero a los asistentes, por supuesto, que dan sentido a esto. A la Universidad Pablo de Olavide, que también lo hace posible. Y a la gente que trajo cosas para comer, imprescindible. Mención especial para nuestro amigo Tomás Wilson, que fue el primero que planteó el tema y quien nos proporcionó el primer contacto con los artistas. Para Manolo García y José Manuel el Mibri, los alcalareños que compraron y acondicionaron todo para que la fiesta fuera posible. Para Kaveh y Sherman, que grabaron la actividad. Para Isabel, de la Unidad de Cultura de la UPO, por su apoyo fundamental para el acto. Para Manuel Requelo, el más flamenco del mundo, y su santa, Mercedes. No digo más nombres pero llenaría la página. Ole a todos.
Viva la Peña de la UPO, los fandangos de Huelva, los protagonistas de la actividad, y la madre que nos parió a todos.
Y una cosita de Casto Márquez:
Que aceptemos y entendamos
Que andar de paso es lo bello,
Que lo que perdura es la mar
Que lo demás no es eterno.

PD: Escribo eso escuchando el maravilloso disco Empeñada, de Regina. Tela.

Fernando C. Ruiz Morales (Texto)
Presidente             

José Manuel Mibri (Fotos y video)
Secretario                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario